Blog de Pedro J. Camacho

Inicio » Uncategorized » Hilos en Java. Cómo utilizar la clase Semaphore

Hilos en Java. Cómo utilizar la clase Semaphore

La programación concurrente requiere de una forma diferente de pensar. Cuando se comienza a programar, nuestra mente se estructura de forma secuencial y no es trivial el salto a la programación paralela. En este vídeo (20min) introduzco la programación de Hilos (comúnmente conocidos como Threads) en Java, utilizando la clase Semaphore como recurso básico de sincronización.

Como recurso metodológico he utilizado la Escenificación Teatral en la asignatura de Programación de Servicios y Procesos de la U-Tad. Gracias a los alumnos de 2º CFGS DAMP, hemos representado en clase el proceso por el que varios coches son atendidos por varios puestos a la hora de pasar una ITV.

Un domingo de noviembre, mientras corría por el campo en una mañana fresca y soleada, ordenaba mis pensamientos de cara a la semana que estaba próxima a comenzar. Son varios años explicando la programación de Threads en Java y es habitual que mis alumnos tropiecen con el habitual salto de paradigma: la programación concurrente. El viernes anterior Marcos me había pedido que explicara en clase el ejercicio que les acababa de pedir, el problema de la ITV. Para solucionarlo, les pedía que utilizaran la clase Semaphore de Java. Me gusta empezar con la utilización de semáforos, ya que al ser de más bajo nivel, permiten manejar con más detalle las complicaciones de la sincronización.

Mientras construía la explicación en mi cabeza, me di cuenta de que lo que estaba imaginando se parecía mucho a una obra de teatro, con un escenario lleno de personajes que necesitaban organizarse para que la tarea final se pudiera llevar a cabo. Pensar en varios trozos de programa ejecutando partes diferentes de código simultáneamente, hay que reconocer que no es sencillo. Sin embargo, pensar en varias personajes encima de un escenario con diálogos que se intercalan, es de lo más habitual.

Todos los que nos dedicamos a la docencia tenemos claro que en los tiempos actuales necesitamos recursos nuevos. Vivimos en la revolución de las metodologías activas, en la medida de lo posible trato de ser innovador y como cuento en este mismo blog, utilizo gamificación, flipped classroom, PBS, etc. Todos tenemos claro que el alumno debe ser el protagonista, pero hasta este momento no se me había ocurrido que esa palabra: “protagonista” tomara su primera acepción según la RAE: ” En una obra teatral, literaria o cinematográfica, personaje principal de la acción“. ¿Por qué no montar una pequeña obra de teatro, donde sea el alumno el protagonista?

Ese fue el detonante y las consecuencias quedaron inmortalizadas un 16 de noviembre de 2016. Los alumnos voluntarios se convirtieron en parte de la explicación, mientras el profesor se escondió detrás de la cámara y se convirtió en voz en off. Es sabido que la memoria funciona mucho mejor a largo plazo cuando se enriquece con sentimientos y por lo que sucedió ese día en el aula, me gustaría pensar que la explicación perdurará más tiempo que una simple clase magistral.

Anuncios

1 comentario

  1. Gran trabajo, Pedro y alumnos de DAMP.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: